Si bien los aviones de combate son diseñados a partir de especificaciones que buscan cubrir un rol especifico (cazas, aviones de ataque, bombarderos, transportes, etc.), muchas veces las necesidades en el campo de batalla requieren romper paradigmas, y exigen al aparato y al piloto dar «un extra». Es el caso de las siguientes aeronaves y sus tripulaciones, que fueron diseñadas como aviones para cumplir la complicada tarea del ataque a tierra.

Pero, ¿exactamente que es un avión de ataque?

Un avión de ataque es una aeronave ligera, diseñada para golpear de manera rápida y precisa objetivos en la superficie terrestre o en el mar. Esta equipado con motores un poco menos potentes que los cazas, pero más robustos. Están diseñados para llevar armamento aéreo que cumpla esta función: bombas, cohetes, munición y misiles. Los pilotos reciben además un adiestramiento más especifico, distinto a aquel de los pilotos de caza, quienes son entrenados para pelear contra adversarios en el aire. Son estos factores los que vuelve los siguientes casos aún más sorprendentes: ni la máquina ni el piloto estaban preparados para pelear contra otras máquinas en el aire.

A-10 Warthog
An A-10 Thunderbolt II, assigned to the 74th Fighter Squadron, Moody Air Force Base, GA, returns to mission after receiving fuel from a KC-135 Stratotanker, 340th Expeditionary Air Refueling Squadron, over the skies of Afghanistan in support of Operation Enduring Freedom, May 8, 2011. (U.S. Air Force photo/Master Sgt. William Greer)

A-1 Skyraider en Vietnam

Este popular avión de ataque usado en las guerras de Corea y Vietnam se convirtió en al menos dos ocasiones en un caza. No solo eso, sino que siendo un avión de hélice, sus pilotos lograron utilizarlo para derribar aviones a reacción de fabricación rusa Mig-17.

El 20 de junio de 1965 el teniente Clinton B. Johnson y el subteniente Charles W. Hartman III del escuadrón VA-25 de la US Navy lograron derribar un Mig-17 tras un breve dogfight. La hazaña fue repetida en octubre de 1966 por el subteniente William T. Patton, del VA-176, también de la Marina de Estados Unidos.

A-1 Skyraider

Swede Vejtasa y su SBD Dauntless

El 7 de mayo de 1942 el capitán de la marina de Estados Unidos Swede Vejtasa participó en el hundimiento del portaaviones ligero japonés Shoho. Un día después, durante un patrullaje, utilizó la robustez y maniobrabilidad a baja velocidad de su SBD para derribar a 3 de los temibles cazas japoneses a6m5 Zero en un solo combate. Por esta acción fue condecorado con la Cruz de la Marina por segunda ocasión, y transferido a un escuadrón de caza. Vejtasa terminó la guerra con 10 derribos.

A-4 Skyhawk…y otra vez el Mig-17

El primero de mayo de 1967 durante un ataque a la base aérea de Kép Air, el teniente de la Marina de Estados Unidos Theodore R. Swartz derribó un MiG-17 utilizando cohetes no guiados. El teniente Swartz recibió la Cruz de Plata por esta acción.

Tres años después, durante las eternas guerras entre Israel y los países árabes, el coronel Ezra Dotan «Mr. Skyhawk» derribó dos Mig-17. Uno con cohetes no guiados, y otro con las municiones de 20mm de su cañón. El coronel Dotan cuenta su hazaña en este relato (en inglés) en la página web de la Fuerza Aérea Israelí https://www.iaf.org.il/2540-30115-en/IAF.aspx .

A-10 Thunderboldt II el jabalí convertido en halcón

Uno de los héroes de la Guerra del Golfo fue el A-10, aeronave que hizo desde ataques a tierra, hasta misiones de controlador aéreo de vanguardia. También tuvo su ocasión de creerse avión de caza al menos en dos ocasiones: el 6 de febrero de 1991 el capitán Robert Swain logró la primera victoria aérea del Thunderboldt II al derribar un helicóptero iraquí utilizando el cañón GAU-8 de 30mm del A-10. El capitan Swain describe que la explosión fue tal que «parecía que el helicóptero había sido impactado con una bomba».

Relato del capitán Swain (en inglés): https://www.latimes.com/archives/la-xpm-1991-02-08-mn-937-story.html .

A-10 Thunderboldt II

Cazas Nocturnos de la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial varios cazas nocturnos fueron desarrollados a partir de modelos de bombarderos y aviones de ataque bimotor. Su capacidad de operar a gran altitud, y su espacio de almacenamiento (útil para alojar los primeros radares) los hacia las células ideales para desarrollar aviones que desempeñaran esta misión. Se les reconocía por su peculiar aspecto, gracias a las antenas del radar adaptadas normalmente en la nariz del avión. Algunos ejemplos de estas aeronaves son el Do-217, el Ju-88, el Blenheim, el A-20, el P-70, entre otros.

Ju-88 Night fighter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *